Sin categoría

Jaque Mate

Creo que después de todo lo contado, ya ha quedado bastante claro el estado deplorable en el que yo quedé. Pero yo no era la única protagonista de esta historia.

El huaico no sólo me arrastró a mí. Junto a mí iban mis dos hijos que quizás llevaron la peor parte. Yo sólo me quedé sin esposo. Ellos se quedaron sin padre…

Así, en los meses posteriores a la ruptura definitiva, estuvimos en búsqueda de la persona que mejor podría ayudar a mis hijos a sobrellevar sus penas.

El que más me preocupaba era mi hijo porque no exteriorizaba sus emociones. «Estoy bien mamá», me repetía constantemente y justamente por eso, mi instinto me dijo que él tenía que ser atendido rápidamente por un profesional de la salud mental.

Lamentablemente, la persona indicada no podía ayudarnos porque es amigo nuestro y esa relación impide la objetividad, así que fue descartado de inmediato. Fuimos probando varios psicólog@s y mi hijo fue descartándol@s uno@ a un@ porque ningún@ lo llenaba ni cubría sus expectativas. Yo ya no sabía dónde buscar…

Hasta que un día, abrí el periódico del domingo y allí vi su anuncio, chiquito, junto con el de otros médicos, así que decidí probarla yo. No era una psicóloga, sino una psiquiatra. Pedí una cita y me presenté el día y la hora indicados. Sólo me bastaron 10 minutos para saber que ella era la doctora correcta; la persona que podría ayudar a mis hijos (y de pasada a mí; qué mejor que una sola doctora nos tratara a los tres sabiendo ya nuestra historia).

Le conté a mi hijo mi percepción y lo invité a conocerla. Lo mismo hice con mi hija y ambos accedieron. Los dos tuvieron la misma sensación que yo y entonces Mate se convirtió en nuestra doctora de salud mental de cabecera. Nos salvó de nosotros mismos. Nos ayudó a desenmarañar nuestras emociones, nos escuchó, nos tuvo paciencia, nos dio herramientas, nos trató con cariño, acudió a nuestra casa cuando la llamamos desesperados, fue empática, siempre nos brindó una sonrisa franca y cálida. Mate nos adoptó, nos reparó y nos devolvió al mundo listos para seguir en la brecha. Es nuestro ángel guardián.

No hay nada de malo con ir al psiquiatra. Es como ir al dentista cuando te duele la muela.

Pueden encontrar a Mate en FB e Instagram como dramate…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s